Toni Soler, sueños genocidas, por Antonio Robles

Toni Soler, el productor independentista factura millones de euros gracias a sus contratos con TV·3
Toni Soler, el productor independentista factura millones de euros gracias a sus contratos con TV·3

¿Querer que un tráiler atropelle a cada uno de los jueces del Supremo es delito de odio?, se preguntaba en Twitter el humorista de TV3, Toni Soler con su acostumbrada mala leche tras el rechazo del TS a la libertad condicional de Juntroleras.

¡No! Toñín, querer eliminar a los jueces del Supremo, es genocidio. Al menos en la intención, aunque en la realidad no tendrías agallas para llevar a cabo esos sueños húmedos, tan del gusto de especímenes de tu calaña. Alguna cosa buena tenías que tener.

Pretender, desear la aniquilación o el exterminio sistemático y deliberado de un grupo social por motivos raciales, nacionales, religiosos, étnicos, lingüísticos o cualquier otra condición que los individualice como grupo, es delito de genocidio. Y usted, Sr. Soler ha mostrado su alma negra, podrida, de genocida de tebeo. Esa fantasía perversa de erradicar de Cataluña toda esa roña española que tanto desentona con vuestra alma carolingia, superior, ya cansa, ya duele, ya asquea. Sobre todo, por la impunidad con que la paseáis con ese aire confiado de superioridad, tan evidente en comentarios como éste. Sólo alguien persuadido de estar en la verdad, de sentirse a salvo de todo, puede mostrar su desprecio al otro de manera tan grosera, insultante, irresponsable, delictiva e inconsciente. Estáis tan acostumbrados a esos espacios comunes dónde creéis estar poseídos por la evidencia, a salvo de cualquier duda o rechazo, que ignoráis la existencia del camarero que os sirve.

Sois tan necios, vais tan sobrados, que ya os comportáis como los peores niñatos malcriados de la peor burguesía clasista de principios del Siglo XX. Como si Cataluña fuera vuestra, cómo si la riqueza colectiva estuviera a vuestro servicio.

Ha de venir el tiempo, donde las clases más humilladas por sueldos míseros, contratos de miseria, jubilaciones de hambre, y sin esperanza de prosperar, no aguanten más a tanto clasista viviendo a cuerpo de República y TV3, y os jubile. Y en ese tiempo, hispanohablantes y catalanohablantes unidos por la humillación y la exclusión, os enseñarán a respetar el Estado de Derecho, la Constitución, y a la propia Cataluña que es tan suya como vuestra. Sólo sois funcionarios improductivos a cargo del erario público, con sueldos descomunales y maneras propias de niñatos malcriados.

Si las personas de la Mesa del Tercer Sector, los beneficiarios de la Ley de Servicios Sociales con minusvalías, si todos aquellos que esperan desde el 15 de septiembre del 2017 a cobrar la Renta Mínima Garantiza aprobada por el Parlamento, se pararan un instante a sumar lo que derrocháis para seguir blindando vuestros sueldos de lujo con la fantasmada de la República, se levantarían de sus sillas y os echarían a gorrazos, gorrones. ¿Cómo tenéis el cuajo de dejar sin un euro al SOC (Servicio de ocupación de Cataluña) que habría de paliar la supervivencia económica a personas sin recursos, y que la  Renta Mínima Garantizada, protegía? ¿Por qué no haces chistes con leyes floreros como ésta, valiente?

Para colmo, se ha disculpado en un nuevo tuit para que le salve de alguna querella, pero le permita seguir pitorreándose. No seré yo quién te haga el juego, poniéndolo.

PD: Para el que no lo conozca, aquí les dejo un aperitivo publicado por Sergio Fidalgo, director del diario Digital: elcatalan.es, que, al contrario de Toni Soler, no recibe ni un céntimo de las subvenciones de la Generalidad:

<<Toni Soler es uno de los empresarios audiovisuales que más programas ha colocado en la televisión autonómica catalana en los últimos años (Polònia, Crackòvia, Està passant…). Es uno de esos patriotas de ‘butxaca’ [de bolsillo], que se ha hecho millonario a costa de servir al poder nacionalista, primero, y secesionista en la actualidad. Una de sus empresas, Minoria Absoluta, facturó, según el diario El País, 65 millones de euros a TV3 durante el periodo 2005-2016.

Toni Soler forma parte de la “construcción nacional de los medios de comunicación”, un eufemismo de “vamos a comer el tarro a los catalanes con el separatismo a costa del dinero público”. Siempre bien regado de dinero público.

Va de ‘enfant terrible’ y de hombre que dice las verdades, e ilustra su perfil de twitter con un grafitti con la inscripción “A la mierda!”. Por supuesto nunca dirá “las verdades” que le puedan costar el chollo que tiene desde hace más de una década con los rectores de la televisión pública catalana. Solo suelta las “verdades” que convienen a sus amos. Y el plumero se le va hasta cuando se “disculpa” por alguna de sus frecuentes pasadas de frenada>>.

 

Loading...