Venezuela no seguirá siendo guarida de ratas

Todo el mundo, incluidos aquellos cómplices que beneficiándose de la narcotiranía venezolana pretenden venderla aún como democracia, conocen el horror que padecemos los que aquí vivimos.

Un recuento del hambre, del espanto que ocasiona saber que sin medicamentos lo que nos espera es morir de mengua, recuento de los índices de criminalidad que nos muestran con 70,1 homicidios por 100.000 habitantes (Entre los peores del mundo); la vil extorsión al ciudadano, sometiéndolo a la misma humillación de 58 años de colas para todo, porque han visto las décadas que han pasado los cubanos malviviendo mientras quiebran el coraje necesario para sacar del poder a un hatajo de bandidos enriquecidos ellos, mientras la prostitución pasa a ser el salvavidas que les permita subsistir hasta poder salir de ese infierno.

Cerrando abril (y al momento de escribir esta columna) se contabilizan -según el propio régimen- 28 muertos y más de 437 heridos en menos de un mes. Doloroso resultado de esa calle tomada por los ciudadanos que estamos más que claros que si esperáramos a que de fuera de nuestras fronteras se ponga fin a este infierno, caeríamos en una ingenuidad suicida.

Nuevo conteo de cadáveres que van quedando regados en las calles de un país secuestrado por una pandilla de salvajes forajidos imponiendo su barbarie, conteo que sumamos a los inolvidables 43 asesinados en aquella histórica revuelta ciudadana que conocemos como “La salida” y que tanto el régimen como bastantes “Opositores” satanizaron el año 2014. Conteo al que hay que sumar igualmente 11 ultimados otro abril sangriento, el del 2013. Conteo de lo que con descarnada objetividad no podemos sino llamar exterminio.

Exterminio porque Maduro y su pandilla cívicomilitar están decididos a borrar de ese mapa nuestro toda resistencia y toda dignidad. Convertir en siervos a los seres contestatarios, libertarios, valientes y como corderos, que los veamos cual feroces pastores que gruñen, muestran sus fauces horrendas y arrancan carne y sueños con el mismo aterrador desenfreno.

Cerrando este abril, hay más cadáveres que se suman a los que dejan las acciones hamponiles que también son permitidas por el régimen ya que con ellas siembran más terror e inducen a muchos a irse y dejarles el país como guarida cómoda donde siempre tendrán para robar, donde cada vez atraparán más infelices que resignados se les arrastrarán por mendrugos.

Y en esta guarida pavorosa esa Peste maligna muy bien asesorada por cubanos, por chinos, por rusos, por iraníes cada vez genera nuevas farsas distractoras: Videos, cartas ridículas, shows mediáticos de seudo disidentes, declaraciones de funcionarios culpables, ahora apareciendo como decentes garantes de una justicia que hace muchos lustros fue pateada por ellos mismos.

Elementos que escogen y preparan porque poseen capacidad de distraer la atención de una ciudadanía cuyo único objetivo tiene que ser sacar a estas lacras ya que cada día es un tiempo de más horror, más sangre, más burla, más irrespeto, más asquerosa acción castrochavista. Un objetivo que no puede dispersarse, porque es perentorio saber que el mal es longevo y se realimenta y vive con los fracasos y la candidez de los seres buenos.

Candidez que demostramos si no nos tornamos suspicaces y alerta ante pronunciamientos que no podemos darle credibilidad así no más, que tampoco debemos mantenerlos en primera plana porque aunque pudieran ser honestos (Beneficio de la duda) conociendo la ruindad de los que nos acosan e irrespetan pueden también solo buscar aturdir y dispersar y claro, lavarle la cara a más de un delincuente que desde el Poder ha sido cómplice de esta tragedia.

Con todos los medios controlados, con la complicidad de casi todos los empresarios de radios y televisoras que aún quedan, ellos presentan la farsa que necesitan para que millones se asusten al creerles fuertes. La estrategia planificada por cubanos, rusos, chinos, iraníes y cómplices de toda la izquierda malandra es demostrar que Maduro junto a su pandilla sigue en el poder fuerte y envalentonado.

Le montan shows donde asegura que manda hoy más que nunca. Que su asesina tiranía según ese truhan “Es un proyecto histórico” y buscando frenarnos y que no sigamos la rebelión dice:

“no saben lo que estamos decididos a hacer, lo que somos capaces de hacer. Ni hasta dónde estamos dispuestos a llegar otra vez”…

Nosotros los demócratas, los ciudadanos sí sabemos de lo que somos capaces, así que seguiremos empujando la salida de esta sanguinaria tiranía.

[email protected] / @eleonorabruzual www.gentiuno.com

Loading...