Inicio Venezuela La española Naty Abascal, una “deidad” de la elegancia

La española Naty Abascal, una “deidad” de la elegancia

Naty Abascal es “musa”, “estilista”, un personaje “único” en la historia de la moda tanto dentro como fuera de España, explicó hoy a Efe Eloy Martínez de la Pera, comisario de la exposición “Una crónica de moda. Colección Naty Abascal”.

No es una mujer al uso. A sus 75 años se reinventa casi a diario.

Es pura pasión.
Vive por y para la moda y “es musa de fotógrafos y diseñadores, también un gran apoyo para diseñadores emergentes”, añadió Martínez de la Pera.

Esta sevillana que ha creado los cánones de la belleza y la elegancia de finales de siglo XX, “fue protagonista del escenario cultura de Nueva York en la década de los setenta, aseguró Martínez de la Pera.

Es una colección muy personal, atesorada a lo largo de cincuenta años, “hubiera sido imposible sin la complicidad y la amistad de Naty Abascal con artistas, fotógrafos y costureros como Oscar de la Renta o Valentino”, dijo el comisario.

Su curiosidad y amor por lo bello ha llevado a Naty Abascal a adquirir artesanía, alta costura, piezas de arte y abalorios por todo el mundo, incluso polveras, de las que tiene “una maravillosa colección de Estée Lauder, pura coquetería”, relató Martínez de la Pera.

Tan solo sesenta piezas cuentan la historia de Naty Abascal, nieta del V marqués de Romero-Toro, hija del abogado Domingo Abascal y de María Natividad Romero-Toro, la primera mujer que abrió una boutique en Sevilla.

Naty Abascal ama el color, los volantes y la alegría de vivir, por eso el recorrido comienza con la serie “Raíces”.

En esta sección aparecen vestidos de John Galliano, Valentino, Ralph Lauren y también una bata rociera firmada por Esperanza Flores. “Piezas que están ligadas a su tierra”, explicó.

Después llega “Pasión”, una sección coloreada en rojo y en la que aparecen piezas de Emilio Pucci o Christian Lacroix.

También están presentes sus comienzos, cuando en 1964 el modisto Elio Berhanyer le propuso presentar su junto a su hermana gemela Ana María, su colección en Nueva York durante la Exposición Mundial de 1964.

Su elegancia y belleza batió récord. Un año después posó para Richard Avedon, unas imágenes que se convirtieron en portada de Harper’s Bazaar.

“Nace una modelo internacional y decide instalarse en Nueva York”, añadió.

En la ciudad de los rascacielos frecuenta los círculos culturales y artísticos, forja buena amistad con Dalí, Warhol, Bacon, Lichetnstein, Woody Allen o los diseñadores Valentino Garavani y Oscar de la Renta. Artistas, cineastas y diseñadores que se convierten en amigos para siempre.

“Es muy amiga de sus amigos, muy fiel”, aseguró Martínez de la Pera, quien desveló que esta sevillana “vive la vida de una manera muy plena, no tiene medias tintas en nada y además es muy divertida”.

Con Dalí tuvo una gran amistad desde que rodaron en 1974 un anuncio de televisión para promocionar las pastillas Alka-Seltzer, “tal fue amistad que el genio del surrealismo se hizo tres penes de escayola y uno de ellos se lo regalo a Naty Abascal”, contó el comisario.

En la exposición, que estará en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid, desde mañana hasta el 2 de diciembre, hay un ámbito titulado “Única”, en el aparece el “valentino” que lució en la boda de su hijo Rafael Medina.

“Naty Abascal es especial, tiene clase, es capaz de ponerse una mantilla a la goyesca, es decir con un gran lazo en lugar de una flor”, explicó el comisario, para quien esta modelo posee una elegancia “única y pura”.

En otra de las secciones de la muestra bajo el nombre de “Admiración” se ven vestidos de Balenciaga, Givenchy, Armani o Yves Saint Laurent, grandes costureros con los que ha tenido la oportunidad de “desarrollar su talento”.

La exposición termina con tres vestidos de alta costura. Dos de Oscar de la Renta y uno de Valentino, piezas que engloban la esencia de Naty Abascal. “Tradicional e innovadora, elegante y única. Siempre Naty”.

EFE/ FR