Así se pueden aumentar los ingresos para buscar la independencia financiera

Hace unos días, Javier Navarro escribía un interesante artículo titulado “La forma (realista y aburrida) de hacerse rico” en el que explicaba, como se deduce del propio titular, qué hay que hacer para convertirse en millonario. Una de las propuestas del artículo es la de tener varias fuentes de ingresos y no solo una (la nómina) como suele ser habitual en la mayoría de la gente.

En mi opinión, el secreto para aumentar nuestra capacidad de ahorro y generar riqueza a largo plazo es exactamente ese: obtener ingresos de cuantos más sitios mejor. La capacidad del ser humano para reducir sus gastos es limitada, mientras que la capacidad de generar ingresos es ilimitada. Por ese motivo, para alcanzar la independencia financiera hay que poner el foco en los ingresos, en concreto, en los ingresos pasivos.

Un ingreso pasivo es aquel que obtenemos sin esfuerzo. Por ejemplo, escribir un libro requiere tiempo y esfuerzo por parte del escritor. Sin embargo, una vez publicado el libro este se convierte en una fuente de ingresos pasivos: cada venta genera un beneficio sin que el escritor tenga que hacer nada. El problema es que generar este tipo de ingresos es bastante complicado. Por esta razón, yo prefiero hablar de ingresos semipasivos.

Los ingresos semipasivos se podrían definir como aquellos que requieren poca dedicación por nuestra parte y, por tanto, nos roban poco tiempo y poco esfuerzo. Si queremos obtener varias fuentes de ingresos para alcanzar la independencia financiera, estos son los ingresos que tenemos que buscar.

A continuación te voy a proponer varias estrategias para conseguir ingresos pasivos y semipasivos que pueden ayudarte a aumentar tu riqueza. Por supuesto, huiré de los tópicos (nada de rellenar encuestas) y solo propondré métodos reales y contrastados por mí mismo:

1. Haz de tu trabajo, tu trabajo

La mayoría de las personas tenemos un trabajo por cuenta ajena que nos proporciona unos ingresos fijos cada mes y en el que seguro somos grandes expertos. Lo que yo propongo es hacer de ese trabajo por cuenta ajena uno complementario por cuenta propia, siempre que esto sea posible y no se produzca un conflicto de intereses con nuestra propia empresa.

trabajo

Por ejemplo, una persona que trabaja como en temas fiscales en una oficina podría intentar buscar clientes por su cuenta y así obtener un ingreso extra. Por ejemplo, a personas físicas a las que hacerles el borrador de la renta, a autónomos a los que gestionarles el papeleo y pago de impuestos, a empresas a las que asesorar…

En mi caso, yo soy docente. Desde hace diez años me dedico a la enseñanza impartiendo clases de economía en secundaria y bachillerato. Llevo mucho tiempo haciendo esto y tengo los temarios muy trillados, lo que me permite impartir también clases particulares, por ejemplo, a alumnos que quieren acceder a la universidad.

Las clases particulares suponen para mí un ingreso extra cada mes. En concreto, del total de mis ingresos mensuales, alrededor del 10% proceden de esta vía. El esfuerzo que dedico a ello es mínimo: dos horas semanales. Estas clases particulares son un ingreso semipasivo.

2. Monetiza tu pasión.

Todos tenemos un hobbie al que le dedicamos tiempo cada día y que posiblemente no nos proporciona ningún beneficio económico. Nuestro objetivo será monetizar ese hobbie para que se convierta en una fuente de ingresos extraordinarios. Evidentemente, esto no se consigue de un día para otro, sino que requiere esfuerzo y constancia por nuestra parte.

A mi, por ejemplo, me gusta escribir. De pequeño cogía libretas en blanco y escribía historias. Cuando internet llegó a mi hogar y descubrí su potencial, una de las primeras cosas que hice fue crear un blog. Escribía sobre economía y política casi a diario. Lo hacía por puro placer y no ganaba ni un duro, pero era mi hobbie y me gustaba.

Como Hacer Crecer Tu Dinero

Pasaron un par de años y un día escribí un artículo titulado “La historia más triste jamás contada”. Supongo que un poco por el efecto clickbait del titular, el artículo llegó a portada de Menéame y las visitas al blog aumentaron de forma exponencial. Como consecuencia de mi efímera “fama”, recibí una oferta para mudar mi blog a Rankia, lo que me daba acceso a miles de posibles lectores cada día. A partir de ahí, una sucesión de acontecimientos hizo que terminase convirtiendo mi hobbie en una fuente de ingresos más.

A día de hoy, mi trabajo como blogger me proporciona alrededor del 30% de los ingresos mensuales y el tiempo que le dedico a ello es de una hora diaria, de media. Si un día dedico dos horas, al día siguiente intento no dedicar ninguna. Si una tarde me encierro cinco horas a escribir, la semana siguiente me la tomo de vacaciones.

3. Invierte en un negocio.

Esta estrategia es bastante complicada y conlleva un riesgo importante: si invertimos mal, podemos perder nuestro dinero. De lo que se trata es de buscar un negocio con grandes posibilidades de crecimiento pero que a su vez sea seguro. Esto es difícil, lo sé, pero puede ser una fuente importante de ingresos pasivos a largo plazo.

En mi caso, yo llevaba años buscando ejecutar algún tipo de inversión inteligente, entendiendo por inteligente algo poco riesgoso y muy rentable. A principios de este año supe de una persona que buscaba socios inversores para una empresa de nueva creación que se iba a dedicar a promocionar a otras empresas en internet. Lo estudié y me pareció un buen negocio, por lo que decidí formar parte del mismo. La inversión fue de solo 600 euros. Tardé veinte días en recuperar el dinero.

Mi papel en esta empresa no es de mero inversor, también realizo labores de captación de clientes. Sin embargo, esta tarea apenas me roba un par de horas a la semana y la realizo sin ningún tipo de premeditación, es decir, solo cuando surge la ocasión. La semana pasada capté un cliente mientras reportaba gasolina, por ejemplo. En mi cómputo global de ingresos, esta vía me está proporcionando ahora mismo alrededor del 15% de mis ingresos mensuales.

4. Monta un negocio online.

What Does Http Mean

Internet es el mayor mercado del mundo. Sin embargo, no voy a hablaros aquí de emprendimiento, start-ups, etc como si fuese la panacea. No lo es. Pero sí que os invito a que montéis algo que pueda proporcionaros ingresos extras. No hace falta que inventéis nada nuevo. Basta con copiar o mejorar lo que ya están haciendo otros.

Por supuesto, no recomiendo a nadie que monte un negocio en un nicho que no domina. Todo lo contrario: vende solo aquello en lo que seas un experto. En muchos casos la inversión para montar un negocio de este tipo es casi inexistente y los beneficios pueden ser suculentos.

A mi se me da bien ayudar a personas en temas financieros y de ahorro, por lo que estoy desarrollando una web de consultoría. He visto lo que ofrece el mercado y he llegado a la conclusión de que puedo mejorarlo considerablemente. Mi meta es tener el negocio en funcionamiento en verano de 2018 y no invertir más de 200 euros. El objetivo es que sea una fuente de ingresos semipasivos dentro de dos años.

5. Crea un infoproducto.

Los infoproductos o productos digitales consisten en empaquetar conocimientos y experiencias y ofrecerlos al público en internet. Un ejemplo de infoproducto es un libro. Dos son las grandes ventajas de estos: sólo requieren que hagamos el trabajo una vez (por ejemplo, escribir el libro) y no necesitamos estar presente para poder venderlo, sino que el infoproducto se vende solo.

Un infoproducto es una fuente de ingresos cien por cien pasivos. Sin embargo, no todo el mundo está capacitado para crear uno, por lo que de los cinco métodos para obtener ingresos que te he propuesto en este artículo, este me parece el más complicado de todos.

Por supuesto, en mi caso, entre mis metas está crear infoproductos. En concreto, tengo dos proyectos en mente en fase embrionaria: uno relacionado con las finanzas personales y otro con la educación.

En El Blog Salmón | La forma (realista y aburrida) de hacerse rico

Loading...