Inicio Actualidad Económica De Peugeot a Apple: así está cambiando de arriba a abajo la...

De Peugeot a Apple: así está cambiando de arriba a abajo la producción de coches, electrónica de consumo y prácticamente todo

Una crisis de escasez de microchips suena más a un alocado argumento de Futurama que a un evento real, lo cierto es que es un problema serio que afecta a los fabricantes de casi cualquier cosa que se nos ocurra. Pocas cosas hoy en día no tienen un componente electrónico que aumenta lo que puede hacer.

Pero la escasez es un problema real que va a afectar a casi todos los bienes de consumo duradero, pero también a los bienes de inversión y la maquinaria necesaria para fabricar todo. Algunos expertos no esperan que finalicen hasta 2023, y es posible que para entonces cambien como se fabrica todo.

La producción hasta ahora de automóviles

La técnica de producción de automóviles se había destacado por dos factores una vez se había adoptado masivamente la fabricación en cadena por Henry Ford y la robotización. El primero es la externalización de la fabricación de componentes y el segundo la producción Just In Time.

La externalización no es difícil de ver y de entender, un automóvil es un producto complejo que incluye desde derivados del caucho en los neumáticos a microchips del sistema de “infotainment” pasando por la industria textil para los asientos o por aluminio para el bloque del motor. Grandes empresas han surgido para fabricar componentes de automóviles como la francesa Valeo o la española Gestamp, algunos asociando su marca a productos de mayor nivel, como por ejemplo los frenos Brembo.

Por otro lado tenemos la producción «Just In Time», un invento de los ingenieros de producción de Toyota con el objetivo de reducir el desperdicio, lo ideal es que cada pieza llegase a la fábrica poco antes de ser necesaria en la línea de producción, eliminando la necesidad de desperdiciar espacio para almacenes.

Ambas tendencias han provocado una reducción de costes del producto final, al conseguirse sistemas de producción muy eficientes, que aprovechaban al máximo las economías de escala y la especialidad de cada empresa, pero dependía de unas cadenas de logística cada vez más sofisticadas y de productores cada vez más flexibles. Eso fue bien hasta la crisis de la Covid 19 en 2020 que sigue dando coletazos en 2022.

No hay más que ver que si por un lado los fabricantes de coches tienen una demanda desbocada, tienen un fuerte problema para aprovisionarse de las piezas que necesitan, para muestra un botón, la planta de Ford en Almussafes, va a tener que parar durante quince días debido a la escasez de chips. Esta no ha sido la primera fábrica en necesitarlo y seguramente tampoco será la última. A Volkswagen le ha bloqueado la producción de su eléctrico estrella, el ID.3 con el que pretenden conquistar le mercado del automóvil eléctrico asequible. Desde el fabricante Stellantis (resultante de la fusión de Fiat Chrysler y PSA) se estima que no han podido fabricar y vender 1,4 millones de vehículos en 2021 por la escasez de microchips. Y se trata sólo de un fabricante que ocupa el cuarto o quinto puesto mundial.

Los fabricantes de coches y Europa quieren dejar de depender de terceros para sus chips

50989452237_442ac4b5e8_o.jpg

Hace poco salió la noticia de que Intel tiene planeada abrir una fábrica en Alemania. Este movimiento va en contra de lo que estábamos viendo, si en 1998 Europa fabricaba el 22% de los chips que usaba, en 2019 esta cantidad se había reducido al 8%.

La Unión Europea y en general los países europeos han visto el fuerte problema que supone para la industria Europea depender de chips fabricados fuera de las fronteras, por lo que están fomentando que las empresas produzcan más chips en el viejo continente y dependan menos de la producción de Asia. Se prevé que desde Bruselas este año saquen una nueva regulación que permita a los estados dar ayudas a los fabricantes de microchips. Se afirma que no se puede depender de recibir un pedido cada dos semanas, va contra el JIT que hemos mencionado antes.

Bosch también se ha lanzado a producir chips en Europa, en su fábrica de Dresde espera fabricar chips de carburo de silicio, que afirma que al gastar un 6% menos de energía son mejores para los coches eléctricos al extenderles la duración de la batería.

Stellantis además quiere crear cuatro familias de chips que supongan el 80% de sus necesidades, en colaboración con el Taiwanés Foxconn (que a su vez está presentando prototipos de coches) y no depender de proveedores. Pero esto podría ser un movimiento “normie” o poco atrevido comparado con General Motors o Tesla que se plantean extraer el litio para sus baterías ellos mismos.

Apple, Google y otras “Big Tech” quieren sus propios microchips

51680095540_92a9a31c7a_o.jpg

Afirman algunos analistas que para 2023 Apple quiere ser responsable del diseño de los principales procesadores que tiene el iPhone, siendo responsable del diseño del 80% de los chips de su producto estrella (junto con TSMC), dejando el resto a otro proveedor. También Google quiere para 2023 ser responsable del diseño de los microchips de su producto Chromebook. En 2020 anunció su intención de tener sus propios chips para sus teléfonos Pixel.

Esta noticia se une dentro de una tendencia de la industria. Apple empezó a presentar su primer diseño para el iPhone en 2010, Tesla en 2017, Amazon en 2018, Facebook en 2019 y Tencent (la empresa detrás de Fortnite) en 2021. Es decir, la tendencia es bastante anterior a la crisis de semiconductores pero parece que se está acelerando.

Además los productos van a pasar a ser menos comparables entre sí y más diferenciados, ya que habrá menos tecnologías compartidas entre los distintos fabricantes. En ese sentido Apple lleva la delantera desde hace tiempo. Los fabricantes de coches se han unido a la misma con la crisis.

Por supuesto esto está en contra de que lo que explican en muchas escuelas de negocios, según la cual las empresas deben centrarse sólo en aquella parte de la cadena en la que tienen más ventajas. No obstante si sería aceptable si se considera que puede ser mejor para la empresa tener un mayor control sobre la cadena de producción.

Pregunta a los lectores ¿les ha afectado la producción de microchips en algo?

En El Blog Salmón | Renault quiere vender el mismo coche varias veces y por qué es tan importante para Sevilla que les salga bien y Los fabricantes de coches están dejando de hacer coches pequeños y baratos, el mercado de segunda mano no va a ser una solución

Imagen | fdecomite

Imagen | MIKI Yoshihito. (#mikiyoshihito)
Imagen | denniselzinga
Imagen | blakespot

Publicidad