Inicio Actualidad España da la espalda a Ucrania pese a las promesas del Gobierno:...

España da la espalda a Ucrania pese a las promesas del Gobierno: ni ayuda militar ni económica

La invasión rusa de Ucrania está a las puertas de concluir el quinto mes de ofensiva. El Gobierno de Kiev consiguió frenar el plan inicial de Moscú de tomar el este, el sur y la propia capital ucraniana en apenas unas días y ahora mantiene sus posiciones frente al invasor gracias a la heroica actitud de buena parte de su población y al armamento que desde el inicio de la guerra le está facilitando los países occidentales.

España fue uno de los países europeos que más tardó en aprobar el envío de material militar a Kiev. El Gobierno de Pedro Sánchez no dio luz verde hasta que se vio como el único país de la UE y la OTAN que no iba a hacerlo, a lo que se añadió la presión de los principales partidos de la oposición y de buena parte de la opinión pública española. Unos envíos que se ha realizado en contra de sus socios de Podemos y de otros aliados como ERC, de tendencia mayoritariamente prorrusa.

Tanto el propio presidente del Gobierno como sus ministros más involucrados, Margarita Robles (Defensa) y José Manuel Albares (Exteriores), han destacado por sus declaraciones públicas en apoyo del Gobierno ucraniano y en sus compromisos con un país que ha sido invadido por querer decidir libremente su futuro y sus aliados. Han insistido en público en su decisión de ayudar económica y militarmente a Ucrania.

Pero frente a las promesas políticas, lo que existe es una realidad muy diferente. Este jueves se ha producido una nueva actualización de datos del Ukraine Support Tracker, el observatorio de monitoriza de la ayuda a Ucrania que envían los países occidentales y que está elaborando el Kiel Institute for the World Economy, un think tank o centro de estudios de origen alemán y que está considerado como uno de los 50 más influyentes del mundo.

España vuelve a aparecer una actualización más como uno de los países que menos ayudar militar está proporcionando al Gobierno de Kiev. Exactamente, aparece en el ránking como el vigésimo país que más está ayudando a Ucrania. O lo que es lo mismo, de todos los aliados que se han comprometido a enviar ayuda es el sexto que menos aporta. Tienen las mismas cifras exactas que Luxemburgo, un país con capacidades muchísimo más reducidas.

ukraine-support-tracker-180822-armamento-comprometido-armamento-entregado.jpg
Ayuda militar a Ucrania comprometida por cada país y ayuda militar aportada hasta el momento.

La aportación nacional es mucho menor que la de otros países que tienen economías y niveles de población muchísimo menores, por lo que cuentan con Fuerzas Armadas mucho más pequeñas, como es el caso de las repúblicas bálticas (Lituania, Estonia o Letonia) o de Eslovaquia, países del Este de Europa, que durante décadas conocieron lo que es estar bajo el inflexible yugo del Kremlin, y que se están volcando de verdad con Ucrania, más allá de las declaraciones vacías.

En la clasificación relativa a la aportación por países e instituciones sumando lo destinado en materia militar, económica y humanitaria (por el costo que acarrean los refugiados recibidos), España aparece en el decimocuarto lugar, seguida a muy poca distancia por países con fuerzas militares y poderío económico mucho más pequeño, como es el caso de Portugal, Letonia o Estonia.

ukraine-support-tracker-180822-ayuda-militar-economica-humanitaria-ok.jpg
Ayuda económica, militar y humanitaria de los diferentes países a Ucrania

La opacidad española

El Kiel Institute for the World Economy explica que la posición de España y de otros cinco países (Francia, Alemania, Italia, Portugal y Finlandia) pueden estar viciadas por su opacidad, ya que no están facilitando los listados de la ayuda militar que se está enviando a Ucrania, aunque muchos de esos países si están aportando información más detallada que la española. Además, salvo España, sí han hecho público el valor económico estimado de los envíos que han hecho hasta el mes de julio.

En total, que haya trascendido, España ha enviado once aviones y un barco con material de apoyo al ejército ucraniano. Las aeronaves han dejado su cargamento en la base aérea militar de Rzeszów ó Resovia, mientras que el barco llegó al puerto de Gdansk. Una vez entregado todo en suelo polaco, han sido los militares ucranianos los que se han encargado de introducir el material, usando corredores logísticos seguros para que no fueran detectados por Rusia, en su propio territorio.

Se sabe que tres de los vuelos españoles contenía solo material defensivo, de autoprotección, sanitario e humanitario. Es decir, chalecos antifragmento, cascos, raciones de combate, utensilios médicos para el combate, trajes NRBQ (contra la guerra nuclear, radiológica, bacteriológica y química), raciones de combate y un vehículo blindado antiminas RG-31 en configuración de ambulancia.

Los otros ocho aviones y el barco transportaron material ofensivo y defensivo. Es aquí donde la información es más bien escasa. Del primer envío se supo que había 1.370 lanzagranadas contra carro, 700.000 cartuchos de munición y un número no determinado de ametralladoras ligeras. No se dijo oficialmente qué tipo de lanzagranadas, aunque se sabe que han sido Alcotan C90. Tampoco el tipo de ametralladoras ligeras. Hubo una polémica en torno a que fuesen Cetme Ameli, pero fue negado por Robles. A partir de ahí, silencio absoluto.

Publicidad