Inicio Actualidad La Policía vigilaba desde hace días al marroquí que atacó dos iglesias...

La Policía vigilaba desde hace días al marroquí que atacó dos iglesias de Algeciras

Mientras Fernando Grande Marlaska guarda silencio sobre los ataques de un magrebí en iglesias de Algeciras, fuentes de la investigación están filtrando nuevos datos sobre el agresor, que fue detenido tras matar a un sacristán y herir a un párroco y otras tres personas con un machete.

El arrestado es Yasin Kanzaa, un hombre de nacionalidad marroquí que vivía en Algeciras desde verano. Según fuentes de la investigación citadas por El Mundo, la Policía había extremado la vigilancia sobre él desde hace días: la actitud que habría levantado las sospechas era que se movía por un ambiente marginal y la agresividad con que miraba a los agentes que se aproximaban a su círculo, que vinculan a la inmigración irregular, la explotación sexual y el tráfico de drogas.

En cuanto a su motivación, fuentes de la investigación apuntaron tras lo ocurrido a Efe que podría tratarse de un ataque terrorista cometido por un «lobo solitario» y de hecho el atentado está siendo investigado por el Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional como un posible delito de terrorismo.

Sin embargo, por el momento el ministro del Interior guarda silencio y desde su departamento han evitado hablar de ataque terrorista al referirse a lo ocurrido en Algeciras.

Mientras, la Policía Nacional registró la vivienda donde Yasin Kanzaa residía en Algeciras, que estaría ocupada, según Europa Sur, que indica que el magrebí vivía allí con otras cuatro personas. Además, se está investigando el móvil que se le incautó en el momento del arresto.

Trámites de expulsión de España

El asesino Yasine Kanzaa, nacido en Marruecos en octubre de 1997, se encontraba en España en situación irregular. La Policía Nacional lo detuvo en junio de 2022 y comprobó que carecía de la documentación necesaria para poder residir en territorio español, por lo que se iniciaron los trámites para su expulsión, según han confirmado a El Confidencial fuentes próximas a la investigación. Sin embargo, el proceso se alargó y el asesino nunca llegó a ser devuelto a su país.

Después de la detención podría haber sido trasladado a un Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) para que, en un plazo de 60 días, se procediera a su entrega a las autoridades de Rabat. Si el trámite no se completa en ese plazo, los internos quedan en libertad y el proceso continúa con ellos en la calle. Pero, en este caso, ni siquiera consta que el sospechoso llegara a pasar por un CIE.

La cronología del ataque

La primera iglesia atacada por el detenido fue la capilla de San Isidro: el magrebí irrumpió en la iglesia y apuñaló al vicario salesiano Antonio Rodríguez, de 74 años, que estaba celebrando la eucaristía de las siete de la tarde. La víctima resultó herido de gravedad pero su estado es estable. Está ingresado en el hospital Punta de Europa.

Posteriormente, el agresor entró en la Iglesia de Nuestra Señora de La Palma en la céntrica Plaza Alta de Algeciras donde atacó al sacristán Diego Valencia. El hombre logró salir del templo pero fue alcanzado en el exterior. Otras tres personas resultaron heridas.

Tras matar al sacristán, el atacante se dirigió a la Capilla de Europa, un templo ubicado frente al anterior y aporreó la puerta, pero como la iglesia estaba cerrada, se marchó. La Policía Local logró arrestarlo en las inmediaciones de la Plaza Alta y lo puso a disposición de la Policía Nacional.

Publicidad