Inicio Argentina Alquiler de casaquintas: alta demanda, poca oferta, todo en dólares

Alquiler de casaquintas: alta demanda, poca oferta, todo en dólares

En el verano pasado, en los momentos más duros de la pandemia, el alquiler de casaquintas con piletas fue un boom. El turismo lejos de casa se presentaba peligroso y muchas familias optaron por un poco de verde con piscina en los alrededores de La Plata. Para el verano que viene, en cambio, la posibilidad del turismo se abrió más, aunque el alquiler temporario de este tipo de propiedades continúa siendo una opción muy buscada. El problema que se presenta para quienes buscan acceder a una opción de este tipo, según señalaron a EL DIA los agentes inmobiliarios consultados, es que por el momento la oferta de propiedades es poca, con valores bastante altos y con transacciones casi exclusivamente pautadas en dólares, siendo la zona norte de nuestra ciudad, especialmente Gonnet, City Bell y Villa Elisa, la mas buscada.

“Con la pandemia vimos el año pasado un auge muy grande en el alquiler temporario de quintas y casas de categoría para el verano en la Ciudad y sus alrededores, donde lo que mas buscaban las familias, generalmente con chicos, era básicamente parque, parrilla y pileta. Para el verano que viene, por ahora, el mercado se está moviendo muy despacito y la demanda está superando a la oferta, porque todavía son pocas las casas que se ofrecen”, señala Candela Abalsamo, una martillera de Gonnet. Y agrega: “Pero los valores de estos alquileres ya se empiezan a calcular por parte de los propietarios, y la mayoría son en moneda extranjera, en dólares, aunque luego se pueda abonar en pesos al valor de la cotización del dólar blue al momento del pago, aunque muchos, directamente, exigen dólar billete. Y como la oferta no es tan alta como la demanda, a veces los dueños se exceden un poco con los valores al momento de comercializar”.

“Dependiendo de la zona y de las comodidades que tenga el inmueble – explica– los valores que se están pidiendo van desde los 1.000 a los 2.000 dólares la quincena, y en algunos casos en donde las propiedades se encuentran en barrios privados, se incluye en el monto los servicios de jardinero, piletero, expensas, e Internet, entre otros. Si el alquiler fuera por todo el mes, siempre dependiendo de la calidad de la propiedad, promediaría en los 3.000 dólares, y en algunos casos los propietarios piden deposito en efectivo como garantía, ya que al ser viviendas que se entregan amuebladas, se resguardan de esa forma”.

“Si bien nosotros no trabajamos específicamente este rubro – señaló por su parte Santiago Mamberto – ya observamos que hay una gran demanda y una oferta todavía escasa, con mucha gente de afuera que busca principalmente en la zona de Villa Elisa y City Bell. Pero es un movimiento que no se da tanto a través de inmobiliarias, sino que se maneja más entre particulares y conocidos o a partir de recomendaciones. En cuanto a los valores, se manejan casi exclusivamente en dólares. Hay que tener en cuenta que en un barrio privado se están pagando 2.500 dólares mensuales por un alquiler permanente, no temporario que siempre son más altos, y que en zonas de la Costa, como por ejemplo Cariló, se pagan hasta 10.000 dólares mensuales por el alquiler temporario de una propiedad importante, por lo que en nuestra región se están realizando algunas transacciones a partir de los 3.000 dólares el mes para diciembre o enero. En esta demanda diciembre es el mes más cotizado, ya que se busca mucho alquilar este tipo de propiedades para pasar las fechas de las fiestas del 24 y el 31 allí”.

“Otro factor a tener en cuenta – concluye Mamberto – es el tema de la seguridad. Muchos propietarios dudan en ofrecer sus casas por este tema, y conozco de operaciones que se realizan hasta sin contacto físico alguno, todo por internet, dejando las llaves en una caja en un sector de la casa a convenir, después de haberse efectuado todos los depósitos”.

FAMILIAS PARA COMPARTIR

“Las propiedades más buscadas – destacaron desde otra inmobiliaria de City Bell – son las que, como mínimo, tienen jardín, parrilla y piscina, y los interesados son mayormente parejas con hijos, aunque en algunos casos, si la propiedad es grande, suelen ser dos familias que se juntan para compartir el gasto, mientras que el período mas codiciado es el de las Fiestas, ya que el plan favorito es pasar Navidad y Año Nuevo en la quinta o el country, arrancando en lo posible algunos días antes y con el check-out ya entrado enero, pero también hay pedidos para todo enero o todo febrero, e incluso por fuera de la temporada típica. Antes todos pedían del 15 de diciembre al 15 de enero, y el otro punto fuerte era del 15 de enero al 15 de febrero. Pero hoy la temporada va de noviembre a marzo, ya que en pandemia estos dos meses tomaron fuerza”. También los operadores explican que la oferta por el momento es reducida y los precios elevados, ya que este tipo de casas no suelen construirse para el alquiler temporario, en pandemia la demanda creció, y siguen siendo pocas las unidades que se ofrecen. Son, en general, de dueños que se fueron a vivir al exterior o que rentabilizan así su inmueble mientras pasan el verano en la Costa o fuera del país.

En cuanto a los valores, señalan que “la oferta siempre queda corta, y en dólares los precios se mantienen respecto a los del año pasado, entre los 3.000 y los 7.000 dólares el mes, aunque en este último caso son propiedades de 1.000 metros cuadrados que no se suelen alquilar rápidamente, es para un segmento muy chico, aunque siempre hay alguna operación que se concreta a esos valores”.

En lo que hace a las comodidades, por 3.000 dólares al mes hay casas de 150 metros cuadrados con pileta, 3 dormitorios, parrilla y quincho, mientras que en los nichos más elevados, de 5.000 dólares para arriba, se encuentran propiedades de 500 o 600 metros cuadrados, 6 o 7 habitaciones, cuarto de huéspedes, piscina de diseño y hasta sala de cine.

En algunos countries de la zona, en tanto, se puede hallar una casa de 300 m2 con 3 dormitorios, 2 baños, parrilla y pileta, con precios que incluyen los servicios de jardinero y piletero, expensas, luz, gas, agua e Internet.

Según destacaron los martilleros locales consultados, si las operaciones se realizan por inmobiliaria, es esta empresa la que garantiza que del otro lado existan un dueño y una casa reales, con todos los papeles en regla, y que el contrato se haga legalmente, pero que si el contacto se hace por dueño directo o simplemente a través de avisos por Internet, siempre es conveniente tomar algunas precauciones, como leer las reseñas de otros usuarios en la plataforma (y desconfiar si no las hay), buscar al inmueble en Google Street View para ver si la fachada coincide con las fotos publicadas, y pedir referencias del propietario.

También destacan algunos factores que podrían moldear la dinámica de este verano para el sector, como la existencia del programa Pre Viaje, que contempla la devolución del 50% de los gastos de turismo que se realicen entre noviembre y febrero dentro del país y entusiasma a muchos para realizar turismo local, o por el contrario la gran cantidad de personas que recibieron la vacuna Sputnik V y que por el momento no están autorizados para entrar en Europa ni en Estados Unidos a partir de noviembre, lo que podría aumentar o bajar la demanda para pasar las vacaciones en este tipo de propiedades.

Y en cuanto al hecho de que todo se haga en dólares, refieren que hasta hace unos años solo las viviendas de mucha categoría se cotizaban en esa moneda, pero que, ante la incertidumbre económica, esto pasó a ser la norma general hoy.

Publicidad