'First Dates': Le da un ataque de ansiedad a su cita y, en vez de ayudarla, se burla de ella

El programa de citas de Carlos Sobera ha vuelto a sorprendernos. Esta vez, la protagonista de ‘First Dates‘ ha sido Gisela, una estudiante de Sabadell que, como todos los participantes del programa, llegó al restaurante con el objetivo de encontrar el amor. Su cita podría haber terminado con final feliz, pero los nervios se pusieron en su camino y no le dejaron disfrutar de la velada.

Gisela durante su ataque de ansiedad en 'First Dates'

Gisela durante su ataque de ansiedad en ‘First Dates’

Nada más llegar al restaurante, Gisela confesó al presentador que sentía muchos más nervios de lo normal. Las dudas inundaban la cabeza de la chica, que no tenía claro qué decirle a su cita cuando apareciera por la puerta. En el momento en el que llegó Enric, un joven que, casualmente, también venía de Sabadell, comenzó la pesadilla de Gisela. “Tengo ganas de llorar, no sé por qué”, reconoció la de Barcelona. Sobera acompañó a la pareja a la mesa y empezaron a cenar.

Después de mantener la conversación con pinzas hablando de sus estilos de vida, de las discotecas que frecuentaban, de los amigos que tenían en común y de si eran “chonis o pijos”, Enric comenzó a actuar de manera extraña mandando callar a Gisela, que no comprendió ese comportamiento. Los nervios le jugaron una mala pasada y, a mitad de la cena, empezó a llorar y sufrió un ataque de ansiedad. Las camareras y el presentador se la llevaron para que se relajara y pudiera continuar con su cita mucho más tranquila.

La reacción de Enric

Cuando Enric se vio inmerso en esa situación, no actuó como a Gisela le hubiera gustado. El de Sabadell, en vez de respetarla y ayudarla, se echó a reír cuando el equipo del programa se llevaba a la chica y, para más inri, se dirigió a Lidia, una de las camareras, diciéndole: “Lidia, siéntate aquí, ¿no?”, a lo que ella respondió con una mirada cortante. En el momento de la decisión final, Gisela estaba dispuesta a continuar conociendo al chico pero, finalmente, él decidió no darle una segunda cita alegando: “Yo no vengo a perder el tiempo”. Otra vez será.

Loading...