Jaime González, harto de los podemitas que dan lecciones y esconden pufos: "¿De dónde puñetas se cree Echenique que sale el dinero para pensiones?"

En estos días que corren de marginación política para los podemitas en los que el PP intenta la formación de un gobierno, les ha salido un molesto grano en el culo: al secretario de organización, Pablo Echenique, le sale a la luz el pufo de que tuvo un empleado del hogar al que pagaba en negro. Pablo Echenique tuvo más de un año a un asistente en su casa sin contrato y sin Seguridad Social.

El reconocimiento de los hechos por parte del de Podemos -ya se sabe, uno de los que llegaban a cambiar el mundo y el sistema-, y las excusas baratas quitándose culpa de participar de la economía sumergida, han llevado a algunos analistas a escribir sobre este genuino caso. Así se mofaban algunos miembros del equipo de Pablo Iglesias de la discapacidad de Echenique.

El más vehemente ha sido Jaime González, que dedicaba a Echenique su columna de 27 de julio de 2016 en el diario ABC, bajo título sintomático La conjura de los fariseos:

Es más fácil no contribuir al sistema y echarle luego la culpa al sistema; es más sencillo no rascarse el bolsillo y esperar a que reviente el sistema para que el populismo antisistema capitalice la injusticia social en la que Pablo Echenique -en la parte que le toca- ha colaborado siendo copartícipe de un caso palmario de economía sumergida.

Se pregunta el jefe de Opinión de ABC, y le pregunta directamente al secretario de organización podemita. Echenique es incapaz de censurar el insulto de Monedero a Rivera: “No le dedico tiempo a estas pequeñas polémicas en el barro”:

¿De dónde sale el dinero para las pensiones? ¿Y para el desempleo? ¿Y para la educación? ¿Y para la sanidad? ¿Y para los dependientes? ¿De dónde puñetas se cree Pablo Echenique que sale el dinero? ¿Acaso se piensa que el sistema es una ubre gigantesca de la que se mama gratuitamente a dos carrillos?

Pero lo que más irrita a González es la excusa que pone Echenique y cómo la opinión pública se la tiene que tragar porque así funciona con los de Podemos:

Lo más indecente es la excusa que expone. Si no fuera de Podemos, cualquier otro político soportaría a estas horas el estigma del oprobio público, pero estos tipos se autoconceden bulas que exhiben como ejemplo de una impostada honestidad moral que manejan como arma arrojadiza para cuestionar a todos los demás.

Loading...