Inicio Cosas que pasan Astrónomos hallan un planeta que no es una esfera

Astrónomos hallan un planeta que no es una esfera

Es el primer exoplaneta detectado que tiene esta forma.

Impresión artística del planeta WASP-103b y su estrella anfitriona.

La Agencia Espacial Europea (ESA) dice que ha encontrado un planeta con forma de pelota de rugby en la constelación de Hércules, según una publicación en el blog de la agencia.

Apodado WASP-103b, tiene casi el doble del tamaño de Júpiter —con 1,5 veces su masa y una estructura similar— y orbita alrededor de su estrella anfitriona en menos de un día. Los astrónomos sospechaban que una proximidad tan cercana provocaría mareas monumentales, pero hasta ahora no habían podido medirlas.

Usando nuevos datos del telescopio espacial CHEOPS de la ESA, combinados con datos que ya habían sido obtenidos por el Telescopio Espacial Hubble y el Telescopio Espacial Spitzer, los astrónomos ahora han podido detectar cómo las fuerzas de marea deforman el exoplaneta WASP-103b hasta convertirlo en algo parecido a una pelota de rugby.

Específicamente, el telescopio de la ESA pudo detectar firmas de luz muy específicas hechas por el planeta mientras transitaba por su estrella anfitriona. Usando estos datos, los astrónomos pudieron determinar su deformación de marea exacta.

«Es increíble que la precisión de CHEOPS haya podido revelar esta pequeña deformación», dijo en la publicación Jacques Laskar, director investigador del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia y coautor de un artículo sobre el descubrimiento en la revista Astronomy & Astrophysics.

Movimiento misterioso

Las interacciones de las mareas entre una estrella y un planeta muy cercano del tamaño de Júpiter generalmente harían que el período orbital del planeta se acortara, acercándolo gradualmente a la estrella antes de que finalmente sea engullido por la estrella madre. Sin embargo, las mediciones de WASP-103b parecen indicar que el período orbital podría estar aumentando y que el planeta se está alejando lentamente de la estrella. Esto indicaría que algo más que las fuerzas de marea es el factor dominante que afecta a este planeta.

Cheops revela un exoplaneta con forma de pelota de rugby.

Los investigadores consideraron otros escenarios potenciales, como que una estrella compañera de la anfitriona afectara la dinámica del sistema o que la órbita del planeta fuera ligeramente elíptica. Y si bien no pudieron confirmar estos escenarios, tampoco pudieron descartarlos. También es posible que el período orbital esté disminuyendo en lugar de aumentar.

Solo las observaciones adicionales de los tránsitos de WASP-103b con CHEOPS y otros telescopios más potentes —como el recién lanzado James Webb— podrán hacer otro try con esta pelota de rugby cósmica y ayudar a resolver el misterio.

Fuente: ESA. Edición: MP.

Publicidad