Inicio Destacadas Bruselas muestra su apoyo a Lesmes en su lucha por la independencia...

Bruselas muestra su apoyo a Lesmes en su lucha por la independencia judicial

El presidente del CGPJ amenazó con dimitir si Sánchez y Feijóo no acuerdan la renovación.

La vicepresidenta de la Comisión Europea, Vera Jourová, ha respaldado al presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, y ha urgido a renovar ya el órgano de gobierno de los jueces tras casi cuatro años en funciones, una situación que considera «desesperada».

Jourová ha dirigido una carta al también presidente del Tribunal Supremo en la que apoya el duro discurso que protagonizó la semana pasada en el acto de apertura del año judicial, en el que amenazó con dimitir si el PP y el PSOE no se ponían ya de acuerdo para renovar el CGPJ.

La vicepresidenta de la CE ha trasladado a Lesmes su «coincidencia» con lo expresado en aquel acto: la «urgencia y prioridad absoluta» de renovar el Consejo y, después de eso, abordar la reforma del modelo de designación de los vocales procedentes del turno judicial «teniendo en cuenta los estándares europeos», algo que «la Comisión considera necesaria».

«La urgencia y la prioridad absoluta es poner fin inmediatamente a la situación de interinidad del CGPJ procediendo a su renovación, de modo que el Poder Judicial español recupere su plena normalidad institucional y pueda así llevar a cabo adecuadamente las esenciales funciones democráticas que le corresponden», señala la misiva. Jourová alude a la «desesperada situación» en la que se encuentra el Poder Judicial español después de casi cuatro años de anomalía institucional y afirma que el correcto funcionamiento de las instituciones del Estado «no debe formar parte del debate político y menos aún ser rehén de ese debate».

La Comisión Europea advierte de que «un bloqueo prolongado que afecte al correcto funcionamiento de instituciones estatales esenciales, como el Poder Judicial, es perjudicial para el Estado de Derecho» y «para el Estado en su conjunto». Y señala que «todos los actores, cuando desempeñan un papel constitucional, deben hacerlo con un espíritu de lealtad mutua y cooperación sincera, teniendo en cuenta únicamente el interés superior del Estado democrático y de los ciudadanos».

Publicidad