Inicio Destacadas Cuba: casi 600 represaliados, decenas de condenados sin derecho a defensa y...

Cuba: casi 600 represaliados, decenas de condenados sin derecho a defensa y denuncias de maltrato policial

Once días después de que estallaran las protestas en Cuba contra el régimen comunista de Miguel Díaz-Canel, la información sobre el número de detenidos o desaparecidos y sobre cuál es la situación real ahora mismo en la isla se conoce a cuentagotas. La dictadura ha emprendido una campaña de desinformación y de propagación de ‘fake news’ que, unida a los cortes en el acceso a internet, está dificultando el conocimiento y la denuncia de la represión que el castrismo está aplicando contra los cubanos.

Sin embargo, diferentes organizaciones por los Derechos Humanos en el país han denunciado la desaparición o detención de cientos de ciudadanos, y también comienzan a conocerse los testimonios de personas excarceladas que han relatado el maltrato que han recibido por parte de la policía en prisión, así como la negación a un abogado defensor en los juicios a los que son sometidos por levantar la voz contra el totalitarismo.

Según la organización de Derechos Humanos Cubalex, ya son casi 600 los represaliados. El grupo ha elaborado un listado preliminar de detenidos y desparecidos que recoge 584 denuncias, entre ellas las de once menores de edad.

Cubalex ha elaborado este listado interactivo en un documento Excel que permite a los usuarios introducir no solo los datos personales de los arrestados, sino también información útil como la fecha y hora de detención o el lugar donde fueron vistos por última vez.

Por su parte, Prisoners Defenders (PD) estima que los detenidos en Cuba podrían contarse por miles. «Nosotros manejamos una lista de 187 al comienzo de empezar a documentar, pero ahora mismo tenemos una lista extravagante al respecto que sería más amplia. La estimación que estamos haciendo desde ONGs es que hay miles de detenidos y cientos de personas que están siendo procesadas», explica Javier Larrondo, presidente de PD.

Además de los cientos de cubanos en paradero desconocido, la atención comienza a centrarse en el testimonio de los ciudadanos que están siendo llevados a sede judicial, la mayoría de ellos, o todos, sin la posibilidad de acceder a una adecuada representación legal. «Están siendo procesados en juicios que son procesos policiales que se llaman atestado directo, que quieren hacer semejar como si fuera un juicio, pero no lo es. No es un juicio porque ni siquiera está garantizado el derecho a la defensa, ni el fiscal tiene que aparecer», denuncia Larrondo en una entrevista en Capital Radio.

El régimen está procesando a cientos de personas con penas de entre tres meses y cuatros años de cárcel por delitos de desorden público, es decir, por el mero hecho de manifestarse en libertad. «El tribunal le pregunta al acusado en la vista sin saber de qué se le acusa y ni siquiera ve el expediente de acusación», detalla PD.

Uno de los últimos procesados por ‘atestado directo’ ha sido el fotógrafo y cineasta cubano Anyelo Troya, uno de los realizadores del videoclip del tema musical «Patria y Vida». Troya fue condenado este miércoles a un año de privación de libertad. El juicio lo hicieron «sin haber avisado a la madre, sin haber avisado al padre, sin haber avisado al hermano. A nadie le avisaron. Le pusieron un año y cuando llegamos al juzgado corriendo, porque nos enteramos a la misma hora cuando fuimos a verlo a 100 y Aldabó, ya no dio tiempo a que se presentara su abogado», explica el hermano del realizador al Diario de Cuba.

La madre de Troya, Raisa González Cantillo, también ha denunciado la situación de su hijo en una publicación en su perfil de Facebook.

«Yo pregunto dónde está el derecho de mi hijo Anyelo Troya González a tener un juicio con transparencia, estoy desconcertada de la realidad que estoy viviendo», ha lamentado en esta red social.

A las injustas condenas, resultado de juicios sumarios que violan la garantía del debido proceso y el derecho a la defensa efectiva, se unen las denuncias de maltrato policial de los excarcelados. Uno de los testimonios que ha cobrado mayor relevancia en las redes sociales es el de Leonardo Romero Negrín, detenido por participar en una marcha pacífica en La Habana. «Me llevaron a la estación de Dragones, que está exactamente a una cuadra, y cuando entramos me tiraron en el piso de un estrallón y entre cuatro personas me cayeron a patadas por todas partes. Me cubrí la cara con los antebrazos y siguieron dándome patadas, por eso tengo un antebrazo hinchado, un médico lo vio», cuenta en el portal La Joven Cuba que ha recogido su testimonio al completo.

Romero también asegura que los policías del régimen utilizan contra los detenidos una violenta técnica llamada ‘Somatón’. «Lo que me hicieron a mí fue poco. Había gente que tenía un moretón en el ojo, la cara hinchada, otros con yeso, con dedos fracturados. A un viejito lo trajeron el viernes, lo fueron a buscar a su casa porque lo vieron en una cámara. Lo bajaron en Ivanov esposado y lo hicieron pasar por algo que se conoce como Somatón. ¿Qué es eso? Pues los bajan del camión y hay una hilera de militares a la izquierda y otra a la derecha, y tienen que pasar todos los reclusos por el medio de esas dos hileras para que les caigan a tonfazos -golpes propinados con las tonfas, arma contundente reglamentaria-«.

Mientras tanto, el Gobierno cubano niega las detenciones arbitrarias y las desapariciones y, por el momento, solo ha reconocido un muerto durante las protestas. Se trata de Diubis Laurencio Tejeda, que murió el 12 de julio. Según el ministerio de Interior, el joven, de 36 años, tenía «antecedentes por desacato, hurto y alteración del orden, por lo cual cumplió sanción». Una información que desmiente la familia: «A Diubis un policía en medio de la manifestación le disparó por la espalda, la bala le atravesó el pulmón y se alojó en el corazón, lo que provocó su muerte inmediata. Todos los delitos que supuestamente él cometió, según la nota oficial, son falsos. Él jamás estuvo preso por esas causas, ni por ninguna otra», declaró un portavoz de la familia al Diario de Cuba.


Publicidad