El FMI dispara su optimismo sobre España: prevé que crezca un 3,1% este año

49

El sentimiento optimista del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre la marcha de la economía española se ha disparado: ha elevado cinco décimas su estimación del PIB español hasta el 3,1% para finales de año.

La institución piensa que la recuperación económica de España se mantiene fuerte: el consumo, la inversión y las exportaciones netas contribuyen a un patrón de crecimiento más equilibrado, que llevarán al PIB español a crecer hasta el 3,1%, un pronóstico mucho mayor al 2,6% que esperaba el pasado mes de abril.

El FMI cree que la reasignación de recursos hacia el competitivo sector exportador español, junto con la creación de la mayoría de los nuevos puestos de trabajo en el sector servicios han desempeñado un papel importante en este repunte de su optimismo sobre nuestro país.

Por otro lado, el FMI señala que los balances del sector bancario son más sólidos, la deuda del sector privado está disminuyendo y la disponibilidad de crédito mejora.

Más optimista que el Gobierno

En este contexto, el FMI prevé ahora que el PIB española real aumente un 3,1% este año, cinco décimas más de lo que esperaba hace apenas cuatro meses. Y reconoce que hay riesgos al alza, ya que el impulso generado por las reformas efectuadas puede ser mayor de lo estimado.

El pronóstico del organismo internacional es incluso más optimista del que estima el propio Gobierno. A finales de junio, Mariano Rajoy anunció que revisaba hasta el 3% su previsión de crecimiento económico para este año, lo que supone tres décimas más respecto a la estimación anterior, del 2,7%.

Según el FMI, la economía española se encuentra en el cuarto año de una expansión económica con una creación de empleo impresionante. “El PIB probablemente superó la cifra que había alcanzado con anterioridad a la crisis ya en el segundo trimestre, con un crecimiento holgadamente superior a la media de la eurozona”, señala la institución.

Retos que afrontar

Sin embargo, España tiene aún varios frentes abiertos que pueden poner la zancadilla a esta buena marcha económica. La deuda pública y el desempleo estructural permanecen elevados, el envejecimiento de la población genera presiones fiscales y la productividad, que va por detrás de la de los países homólogos de la UE, son algunos de los grandes retos a medio plazo, según el fondo monetario.

En este contexto, la entidad internacional propone avanzar en distintas medidas para apuntalar la recuperación económica. Éstas se concentran en cinco aspectos:

POLÍTICA FISCAL. Según el FMI, la elevada tasa de deuda pública de España, que alcanzó los 1,124 billones de euros en mayo, y ronda el 100% del PIB, deja poco margen a la política fiscal para responder a turbulencias. Ante ello, propone elevar de forma gradual más bienes de consumo a través del IVA, aproximar los impuestos y tasas ambientales a los niveles de los países homólogos de la UE,reducir las ineficiencias del sistema tributario y realizar las revisiones del gasto previstas.

SISTEMA DE PENSIONES. El FMI también hace referencia al problema que se avecina en el sistema de pensiones por el envejecimiento de la población. Ve imprescindible un paquete de medidas que incentiven una vida laboral más larga y fomenten el ahorro complementario. Además, el organismo remarca que es “esencial que se apliquen en su totalidad” las medidas adoptadas en 2011 y 2013 y destaca la importancia de mantener el Índice de Revalorización de las Pensiones, que es el índice al que está indexada la subida anual de las prestaciones y que sustituyó al IPC. El sistema garantiza que mientras la Seguridad Social esté en déficit, la subida de las pensiones será la mínima que marca la ley, del 0,25%.

MERCADO LABORAL. Las tasas de desempleo juvenil y de larga duración siguen situándose entre las más altas de Europa, algo que debería mejorar, según el FMI. Por otro lado, cree que habría que luchar contra la temporalidad del empleo. Para atajar estas cuestiones, la institución considera determinante flexibilizar las condiciones de trabajo en línea con las situaciones específicas de las empresas y sectores, así como abordar la dualidad del mercado laboral e incorporar políticas activas de empleo “bien diseñadas y orientadas.

PRODUCTIVIDAD. Los niveles de productividad en los sectores españoles de manufacturas, comercio y servicios de mercado siguen encontrándose considerablemente por debajo de los países de la UE. Para solucionar esta cuestión, el fondo internacional insta a avanzar en políticas que reduzcan los obstáculos a la competencia (por ejemplo, con la aplicación de la Ley de Unidad de Mercado). Por otra parte, ven imprescindible apoyar la capacidad de crecer e innovar de las empresas, con menos regulaciones en función del tamaño y más gasto en investigación y desarrollo, así como facilitar el acceso a la financiación con recursos propios para las empresas de nueva creación (startups).

SECTOR FINANCIERO. Por último, el FMI insta a finalizar el saneamiento post-crisis de la banca española y a cumplir con la agenda de reformas que se están llevando a cabo en el sistema financiero. La institución pide más fusiones en la banca y acelerar la limpieza de los activos dañados. Además, valora la “rápida resolución” de Popular, que “ha eliminado una fuente de incertidumbre en el sistema bancario”.