El independentismo aprovechará la manifestación de mañana para promocionar el “procés” y mostrar su rechazo al Rey

Ada Colau permaneció sonriente y alegre durante el acto de homenaje a las víctimas del atentado terrorista de las Ramblas de Barcelona

Felipe VI acudirá a la manifestación contra el terrorismo convocada para este sábado en Barcelona por el ayuntamiento de la capital catalana y la Generalitat. La Casa del Rey ha informado de la asistencia del Monarca horas después de que la Moncloa haya confirmado la del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Felipe de Borbón ya asistió, en marzo del 2004, a la manifestación en Madrid tras los atentados del 11-M, aunque en aquella ocasión lo hizo como Príncipe de Asturias. Fue la primera vez en que miembros de la familia real asistían a una manifestación de cualquier tipo. Entonces, acompañaron a Felipe las infantas Elena y Cristina.

Nada más conocerse la noticia, la CUP se planteó en un inicio no asistir a la manifestación, con el lema ‘No tinc por’ (‘No tengo miedo’), si lo hacían el Rey y Rajoy. La diputada anticapitalista Mireia Boya tachó a Felipe VI de “hipócrita” por participar en los homenajes a las víctimas de Barcelona y Cambrils y mantener lazos con las monarquías del Golfo Pérsico, a las que acusó de financiar el terrorismo.

“Culpables indirectos”

Finalmente, y tras saberse que la marcha no la encabezarían políticos ni autoridades sino policías, miembros del servicio de emergencia y comerciantes, el partido acordó participar para estar “al lado de la gente”. Pero insistió en sus críticas y consideró, tanto al Monarca como a Rajoy, “culpables indirectos” de los atentados.

La alcaldesa de Barcelona escondió la vela bajo su blusa en el acto de homenaje a las víctimas en la Basílica de la Sagrada Familia

La diputada Mireia Boya de la CUP ya advirtió de que “el rey no es bienvenido” y que es de una “hipocresía enorme” que Felipe VI “venga a pasearse por Barcelona y muestre su pésame” y al mismo tiempo “contribuya a financiar este terrorismo”, refiriéndose a las “relaciones de la corona con las monarquías pérsicas”.

Aprovechar la manifestación para impulsar el “procés”

No es la primera vez que la CUP tiene un enfrentamiento de este calado con el rey. En el historial de la organización independentista hay varios episodios que ilustran el rechazo de la CUP a la corona. Pitadas, fotos rotas y amenazas con “cortarle el cuello” al monarca son algunos de los capítulos más señalados de este enfrentamiento.

En este sentido, tanto la CUP como grupos radicales anticapitalistas próximos a formaciones políticas independentistas están programando una serie de contramanifestaciones y actos para boicotear la manifestación oficial. Pese a que algunos líderes políticos independentistas como el ‘president’, Carles Puigdemont, y la aldaldesa Barcelona, Ada Colau, se han apresurado a desvincularse de estos intentos de boicot, se espera que las autoridades políticas secesionistas no desaprovecharán la oportunidad, una vez más, para promocionar el “procés” en el ámbito internacional.

 

Loading...