Inicio Intelectualidad Describen el interruptor epigenético del alcoholismo

Describen el interruptor epigenético del alcoholismo

Más de 100 millones de personas en el mundo son adictas al alcohol. Hasta la fecha, poco se puede hacer para combatir la enfermedad con medicamentos. Además, la tasa de recaída resulta extremadamente alta, hasta el 90 por ciento. Investigadores dirigidos por Subhash Pandey, de la Universidad de Illinois en Chicago, han descubierto en ratas un mecanismo molecular que podría allanar el camino hacia una terapia más eficaz contra el alcoholismo, según informan en Science Advances.

El consumo excesivo de alcohol en la adolescencia constituye uno de los factores de riesgo de la dependencia al alcohol en la edad adulta, pero también de los trastornos de ansiedad. Durante la pubertad, el cerebro se encuentra en proceso de reestructuración y es muy sensible a las influencias ambientales. El llamado gen Arc es de especial importancia en este caso: no solo desempeña un papel central en la plasticidad sináptica, sino que también se modifica epigenéticamente bajo la influencia del consumo temprano de alcohol. Las modificaciones epigenéticas son cambios químicos reversibles en el ADN o las histonas que empaquetan el material genético.

Según los estudios anteriores del grupo, las ratas jóvenes que consumían alcohol en abundancia presentaban menos cantidad de la proteína Arc en la amígdala, región cerebral que interviene tanto en el alcoholismo como en la regulación de la ansiedad. Los investigadores han constadado el mismo fenómeno en muestras de cerebro de personas fallecidas y adictas al alcohol.

En el estudio actual, el equipo buscaba averiguar si estos cambios pueden invertirse, es decir, si se puede cambiar el «interruptor epigenético», por así decirlo. Para ello, utilizaron las tijeras genéticas CRISPR-Cas, que pueden emplearse para cambiar el empaquetamiento de las histonas del ADN en ambas direcciones. En uno de sus experimentos, los científicos administraron de manera repetida grandes cantidades de alcohol a ratas jóvenes entre sus 27 y 41 días de vida (lo que equivale a entre 10 y 18 años de edad en los humanos). Usaron las tijeras genéticas en los animales ya adultos y ahora dependientes del alcohol, de tal manera que la producción de Arc volvió a aumentar. A continuación, comprobaron la frecuencia con la que las ratas consumían agua en lugar de alcohol y su grado de ansiedad.

Menos ansiosas y dependientes

Compararon ambos datos con el comportamiento de roedores no alcohólicos (grupo de control). El equipo constató que la cantidad de proteína Arc en las ratas adictas al alcohol había aumentado hasta alcanzar niveles normales tras el tratamiento con CRISPR-Cas. Además, se mostraron menos ansiosos y dependientes. Por el contrario, cuando los autores inyectaron a los ejemplares de control un sistema CRISPR-Cas que suprimía la producción de Arc, estos roedores se mostraron ansiosos y consumieron alcohol. Todavía no está claro cómo influye la proteína Arc en el consumo de alcohol. Los científicos también señalan que aún queda mucho camino por recorrer antes de que el método se encuentre listo para su uso en humanos.

Anna Lorenzen

Referencia: «Targeted epigenomic editing ameliorates adult anxiety and excessive drinking after adolescent alcohol exposure». John Peyton Bohnsack et al. en Science Advances, vol. 8, n.o 18, 2022.

Publicidad