Frankenstein cumple 200 años: Las grandes adaptaciones de la obra de Mary Shelley

Actualizado 04/01/2018 11:06:49 CET

MADRID, 4 Ene. (EDIZIONES) –

En enero de este 2018 se cumplen 200 años de la primera impresión de una de las obras cumbre de la literatura inglesa. Se trata de Frankenstein o el moderno Prometeo, un clásico que surgió en la cabeza de Mary Shelley con solo 18 años para desafiar al poeta Lord Byron y construir una historia de terror. Su creación sobrepasó todas las expectativas y los límites del tiempo.

A pesar de las críticas recibidas en los años en los que fue publicada la obra, doscientos años después no hay quien desconozca al del mítico monstruo. Parte importante del éxito y perpetuación de su figura la tienen las innumerables revisiones cinematográficas, teatrales e incluso televisivas que a lo largo de los años se han llevado a cabo.

La primera adaptación para la gran pantalla se realizó en 1910. Fue un cortometraje. Desde entonces, se han alumbrado cerca de 150 versiones diferentes que la BBC se ha encargado de catalogar según su influencia y consultando a expertos en la materia sobre ello. Estas son, a juicio de la cadena británica, las versiones más influyentes de Frankenstein, la gran obra de Mary Shelley.

FRANKENSTEIN (1910)

En los albores del séptimo arte, un cortometraje de 16 minutos producido por la Thomas Edison Film Company tomó la figura de Frankenstein como protagonista. Casi 20 años antes de que saliese a la luz la primera película con sonido, el corto muestra a Victor Frankenstein en un ambiente doméstico, concretamente preparando su boda.

FRANKENSTEIN (1931)

Inolvidables los gritos de “¡Está vivo, está vivo!” en la película de Universal Studios de 1931. “Esa es la emblemática. La interpretación de Boris Karloff la consolidó en la cultura popular”, dijo el doctor Ni Fhlainn. “Creó la imagen definitiva de la película como ‘el científico loco y su monstruo‘”, dice por su parte Christopher Frayling, autor de la obra de investigación recientemente publicada ‘Frankenstein: los primeros 200 años’.

LA NOVIA DE FRANKENSTEIN (1935)

En apenas cinco años se consolidó el personaje como un verdadero icono del séptimo arte. Buena parte de culpa la tiene esta cinta de James Whale en la que el siniestro Dr. Praetorius (Ernest Thesiger) propone al Doctor Frankenstein (Colin Clavel) la creación de una compañera para el monstruo.

LA MALDICIÓN DE FRANKENSTEIN (1957)

La productora británica Hammer Films se hizo con la franquicia de terror Frankenstein en 1957. Entonces puso a Christopher Lee en la piel del monstruo y crearon la “primera película de terror realmente sangrienta, que muestra sangre y vísceras en color”, afirma Patricia MacCormack, profesora de filosofía experta en el género de terror.

LA FAMILIA MONSTER (1964)

Entre 1964 y 1966, hasta 70 capítulos de La familia Monster -The Munsters, en su versión original- atraparon frente al televisor a millones de espectadores en todo el mundo. Fue un producto especialmente influyente en la figura de este mito cinematográfico, ya que dotó al monstruo de una ligereza y comicidad que no se habían visto hasta entonces.

CARNE PARA FRANKENSTEIN (1973)

Esta producción italo-americana, dirigida por Paul Morrisey, “es una película sexy, visceral, perversa y sangrienta, que es hermosa y profundamente crítica con el fascismo”, explica la profesora MacCormack. “Es interesante por la manera en que hace que todo se relacione con la carne y la sangre derramada sin relacionarlo con la ciencia-ficción“, comenta Ni Fhlainn sobre la cinta producida por Andy Warhol.

EL JOVENCITO FRANKENSTEIN (1974)

Apenas con un año de diferencia se estrenó El jovencito Frankenstein, dirigida por Mel Brooks. Gene Wilder como el doctor Frankenstein, Peter Boyle en la piel del monstruo y un inolvidable Marty Feldman como Igor. Parodia del cine de terror clásico que está en casi todas listas de mejores películas de la historia.

FRANKENSTEIN DE MARY SHELLEY (1994)

En 1994, Robert De Niro interpretó al monstruo en la versión de Kenneth Branagh. “La versión de Branagh es muy viscosa y sangrienta, particularmente la creación del monstruo“, dice el Dr. Ni Fhlainn. A pesar de las buenas intenciones del director, Ni Fhlainn considera que la película es “exagerada en sus emociones”.

FRANKENSTEIN (2011)

Benedict Cumberbatch como Victor Frankenstein y Jonny Lee Miller como el monstruo. La adaptación teatral del Royal National Theatre, escrita por Nick Dear, dirigida por Danny Boyle y protagonizada por estos dos actores, fue un regreso a los orígenes del personaje en la obra de Mary Shelley. “La imagen de Benedict Cumberbatch es muy intelectual. Está muy bien hecho porque es todo desde la perspectiva de la criatura”, destaca Ni Fhlainn.

Loading...