Inicio Intelectualidad Las personas con asma tienen menos riesgo de desarrollar tumores cerebrales

Las personas con asma tienen menos riesgo de desarrollar tumores cerebrales

Tos, dificultad para respirar y vías respiratorias inflamadas: no hay nada realmente positivo que pueda decirse del asma. ¿O tal vez sí? En un aspecto, las personas asmáticas presentan una ventaja sobre los congéneres sin esa enfermedad: son menos propensas a desarrollar ciertos tumores cerebrales. Esta conexión se conoce desde hace 15 años, pero hasta ahora era un misterio el porqué de ese fenómeno. Un grupo de investigadores dirigido por David Gutmann, de la Facultad de Medicina de la Universidad de San Luis. ha descubierto en fecha reciente el secreto con la ayuda de ratones. El motivo radica en ciertas células del sistema inmunitario, las células T, que se activan durante el asma. El estudio se publica en Nature Communications

Gutmann es un experto en neurofibromatosis. En esta enfermedad genética, proliferan numerosos tumores (benignos) en la piel y en las fibras nerviosas. Algunos de los afectados desarrollan crecimientos en el nervio óptico, los llamados gliomas ópticos. En el curso de su trabajo profesional, Gutmann observó que estos gliomas no se producen en niños con neurofibromatosis y asma. Además, junto con su equipo descubrió que las células T desempeñan un papel importante en el desarrollo de los tumores. Por ello, los científicos se preguntaron si las células inmunitarias podrían ser responsables de la ausencia de gliomas en el asma.

Para el estudio reciente, los investigadores criaron ratones con neurofibromatosis que presentaban tumores en el nervio óptico a partir de los tres meses de edad debido a un defecto genético. Convirtieron a algunos de los animales en asmáticos con la ayuda de alérgenos. Ello les permitió constatar que no se desarrollaban gliomas ópticos en esos roedores.

El equipo descubrió, además, que sus células T segregaban más de una proteína llamada decorina. En los asmáticos, esta proteína ataca las vías respiratorias y provoca la inflamación de los pulmones. Para el cerebro, en cambio, la decorina parece ser una suerte de bendición: dicha proteína interactúa con la microglía (células inmunitarias del sistema nervioso) e impide que segregue un factor de crecimiento que favorece la formación de tumores.

Cuando los investigadores inyectaban decorina a los ratones transgénicos restantes, estos también quedaban libres de tumores. Los autores esperan poder reprogramar las células T humanas de forma que puedan utilizarse como terapia para los gliomas. También prevén estudiar el efecto en otro tipo de tumores cerebrales.

Anna Lorenzen

Referencia: «Asthma reduces glioma formation by T cell decorin-mediated inhibition of microglia». David Gutmann et al. en Nature Communications, vol. 12, diciembre de 2021.

Publicidad