Rusia insiste en desvincularse de la campaña de Trump y recomienda a EEUU seguir la “pista ucraniana”

Publicado 31/10/2017 15:05:27CET

MADRID, 31 Oct. (EUROPA PRESS) –

Rusia ha reiterado este martes que no influyó en modo alguno en las elecciones presidenciales que llevaron a Donald Trump hasta la Casa Blanca y ha aconsejado a las autoridades estadounidenses que, en vez de acusar al Kremlin de “todo”, investiguen la “pista ucraniana”.

La supuesta injerencia rusa en el último proceso electoral en Estados Unidos cobró actualidad el lunes después de que Paul Manafort, jefe de campaña, y Richard Gates, ‘número dos’ de Manafort, fueran detenidos y acusados de varios cargos federales por generar millones de dólares en ingresos a partir de trabajos para partidos políticos y líderes ucranianos y lavar dinero mediante entidades extranjeras y estadounidenses para ocultar pagos entre 2006 y 2016.

“Es un asunto interno de nuestros socios estadounidenses”, ha dicho el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, interrogado por la prensa sobre Manafort y Gates. “No es asunto nuestro (…) mientras no afecte a nuestros ciudadanos porque siempre defenderemos sus intereses”, ha añadido.

Peskov ha aclarado que “Rusia nunca se ha sentido culpable”, por lo que ahora, cuando las pesquisas apuntan a “otros países” (Ucrania), “tampoco se siente exonerado”. “Solo esperamos que (este nuevo caso) no contribuya a aumentar la histeria rusófoba en Estados Unidos, que ya se pasa de la raya”, ha apostillado.

Por su parte, el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, ha calificado de “fantasías” las acusaciones contra Moscú por su supuesta influencian sobre Washington. “Sin la más mínima prueba, estamos siendo acusados de interferir, no solo en las elecciones de Estados Unidos, sino también en las de los países europeos”, ha lamentado.

El jefe de la diplomacia rusa se ha quejado de que Estados Unidos acusa al Gobierno de Vladimir Putin de “todo”. “Incluso manipulamos el medio ambiente para crear inundaciones”, ha bromeado en un encuentro con empresarios europeos, según informa la agencia de noticias Sputnik.

Lavrov ha considerado que, en vez de cargar contra Moscú, Estados Unidos debería investigar la “pista ucraniana” porque Kiev “tiene información” sobre las últimas elecciones presidenciales en la potencia norteamericano.

Las acusaciones contra Manafort y Gates forman parte de la macrocausa impulsada por el fiscal especial Robert Mueller para determinar los lazos de la campaña de Trump con el Kremlin y la influencia que el Gobierno de Vladimir Putin tuvo en las elecciones que le catapultaron a la Casa Blanca.

El ‘Russiagate’ ha enturbiado las ya maltrechas relaciones entre Washington y Moscú, a pesar de que tanto Putin como Trump confiaban en poder reconstruirlas con la llegada del magnate neoyorquino a la Presidencia de Estados Unidos, el pasado 20 de enero.

Loading...