BBVA aprovecha el desplome de la lira para potenciar su aventura turca

14

BBVA vuelve a apostar al alza por su aventura turca. El banco español ha aprovechado el desplome acumulado por la lira turca para incrementar su inversión en Garanti Bank, una de sus unidades más expuesta al riesgo geopolítico pero la única que registró mejora de beneficio a cierre del año pasado. Ya controla un 49,85%.
 
El paquete adquirido en esta ocasión es de un 9,95% de la entidad asiática, por el que BBVA ha pagado 895 millones de euros. El cierre efectivo de la operación se espera para la primera mitad de este ejercicio 2017. Desde el banco español se estima que la compra supondrá la pérdida de hasta 19 puntos básicos en su ratio de capital de máxima solvencia CET1.
 
Con la lira en zona de mínimos históricos, los analistas de Ahorro Corporación Financiera destacan que esta es la adquisición cerrada “al mejor precio” de cuantas ha venido realizando el banco presidido por Francisco González desde su desembarco en Turquía en el año 2010, cuando compró un 24,9% de Garanti. Como en otras ocasiones, la operación se ha cerrado con su socio local, Dogus.
 
Las estimaciones de BBVA, según se las ha comunicado al supervisor, es que mediante esta operación pueda elevar en unos 110 millones de euros su beneficio atribuido al cierre del presente ejercicio. La cifra se eleva hasta rozar los 165 millones si se considera el impacto previsto para el ejercicio 2018 completo.
 
El consejero delegado del banco español, Carlos Torres Vila, ha justificado la decisión de apostar al alza por su aventura turca en el hecho de que “las perspectivas de crecimiento a largo plazo son muy positivas, tanto para Garanti como para Turquía, a pesar de las incertidumbres actuales”. Asimismo, calificó los términos de la operación de “atractivos” como “una gran oportunidad para incrementar nuestra participación en una de nuestras franquicias clave” del grupo.
 
En los últimos meses, BBVA se ha situado en el blanco de las apuestas bajistas de los inversores en Bolsa española por haber focalizado su expansión internacional en dos de las economías emergentes que más tensiones políticas sufren en la actualidad: México y la propia Turquía. En el país norteamericano controla Bancomer.
 
La digestión de la noticia en Bolsa ha sido más dura para Garanti que para BBVA. Mientras que el español, primer accionista del turco desde el año 2015, se apunta tímidas ganancias del entorno del 0,2% en los cruces más madrugadores del parqué, el del país otomano sufre la pérdida de cerca de un 1,5% de su capitalización bursátil.