Inicio México Kim Jong-un quiere que el papa Francisco visite Corea del Norte: Seúl

Kim Jong-un quiere que el papa Francisco visite Corea del Norte: Seúl

El líder norcoreano, Kim Jong-un, quiere que el papa Francisco visite Corea del Norte, dijo este martes Corea del Sur.

Durante una cumbre celebrada el mes pasado, Kim dijo al presidente surcoreano, Moon Jae-in, que el pontífice sería recibido con “entusiasmo” en la hermética nación, explicó la oficina presidencial surcoreana en un comunicado.

Kim se ha implicado en labores diplomáticas en los últimos meses en lo que se considera un esfuerzo para emplear su programa nuclear en el alivio de las sanciones económicas y la presión militar.

Una invitación similar realizada al entonces papa Juan Pablo II tras una cumbre intercoreana en 2000 nunca derivó en una reunión. El Vaticano insistió en que la visita papal solo sería posible si se aceptan sacerdotes católicos en el país.

Corea del Norte y el Vaticano no tienen relaciones diplomáticas formales. Moon entregará la invitación de Kim cuando se reúna con Francisco la próxima semana durante un viaje a Europa, dijo el portavoz de la Casa Azul, Kim Eui-kyeom.

“El presidente Moon visitará el Vaticano el 17 y 18 de octubre para reafirmar su bendición y apoyo a la paz y la estabilidad de la Península de Corea”, anunció en una conferencia de prensa.

“Especialmente cuando se reúna con el papa Francisco, transmitirá el mensaje del presidente Kim de que le dará una bienvenida entusiasta si visita Pyongyang”, agregó.

El Vaticano dijo en un comunicado que el pontífice recibirá a Moon al mediodía del 17 de octubre.

El día anterior, en la Basílica de San Pedro, el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano y “número dos” del pontífice, oficiará una “misa por la paz” en la Península de Corea. Moon asistirá a la misa, según la Santa Sede.

La Constitución de Corea del Norte garantiza la libertad de religión mientras no socave al Estado, pero más allá de un puñado de lugares de culto bajo control estatal, no se permite ninguna actividad religiosa abierta.