Inicio Noticiero Digital La formación digital, impulsora de la competitividad empresarial

La formación digital, impulsora de la competitividad empresarial

El informe ‘La Sociedad Digital en España 2020-2021: El año en que todo cambió’, editado por Fundación Telefónica ha dejado en evidencia el gran salto en transformación digital que se ha vivido. El estudio estima que en sólo las semanas del confinamiento, la pandemia aceleró en 5 años las perspectivas de adopción de hábitos digitales. Tanto en la empresa como a nivel de consumo particular. La formación online es uno de los ejes responsables de dicha transformación, especialmente en los siguientes hitos para afianzar una economía digital sólida y con futuro, como explica Techtitute, centro de formación internacional referente en el e-learning.

No en vano, el 10% del Plan de Recuperación que España recibirá de los Fondos Europeos Next Generation se destinará a fomentar la transformación educativa que genere un modelo de formación adaptado a las exigencias actuales. La formación en competencias digitales se lleva casi la mitad de ese montante en los dos primeros años, con 3,5 millones de euros previstos. A esto se le suma la previsión de dotar con una importante inversión a la digitalización de las Administraciones Públicas y las PyMes.

La empresa exige nuevas competencias

Techtitute conoce muy bien la realidad del mercado laboral respecto a la formación que se viene aplicando. Llevan años formando en capacidades y habilidades a miles de empresarios y trabajadores a través de la modalidad e-learning. El mundo empresarial, remarcan, es actualmente uno de los ámbitos que más tira del impulso post-confinamiento.

El  crecimiento en tecnologías como la inteligencia artificial, el IoT, la robótica o los servicios en la nube, aseguran, ponen en evidencia la falta de perfiles laborales con capacidad para dar respuesta a estas innovaciones aplicadas en la empresa.

Según datos de la Comisión Europea, la falta de talento especializado en los retos que suponen las TIC supera los 700.000 puestos. La formación corporativa, apunta Techtitute, tiene ante sí el reto de responder a esta demanda de nuevas competencias y habilidades para los perfiles internos y para las futuras incorporaciones.

Así, se potencia desde las empresas el denominado upskilling o capacitación adicional para mejorar las competencias de un empleado en su rol actual, y al mismo tiempo, se potencia el reskilling, la atracción hacia el reciclaje profesional de perfiles de nuevo cuño que preparan al individuo para un trabajo completamente diferente al que venía desempeñando o estaba asignado a sus conocimientos académicos.

En este sentido, si bien se prevé que una parte de la formación regrese a modalidades presenciales, los expertos en digitalización confían en que tanto la educación presencial como la formación e-learning potenciarán habilidades y capacidades, además de dotar de fundamentos básicos de conocimiento.

Romper la brecha a través de la formación e-learning

A pesar del salto tecnológico que ha dado España, aún estamos muy lejos de la media europea, según detalla el informe de Fundación Telefónica.

La mayor brecha se produce en el tamaño de las empresas y su capacidad para especializar perfiles, explica el informe y ratifica Techtitute. Este es el principal reto de los centros formativos como el suyo: abrir la formación e-learning a métodos aplicables en todo el tejido empresarial español.

Publicidad