Inicio Argentina Messi lo hizo posible: vestido de héroe, salvó a la Selección

Messi lo hizo posible: vestido de héroe, salvó a la Selección

Un gol de Lionel Messi, desde afuera del área, abajo, junto a un palo, y otro de Enzo Fernández, golazo, bombeado al segundo palo, arriba, tras recibir corto de Messi, le dieron forma a un triunfo clave de Argentina, que festejó todo el país, y dejó a la Scalonetta segundo en el Grupo C, detrás de Polonia, con una fecha para completar la primera ronda del Mundial de Qatar.

Polonia, seleccionado contra el cual Argentina se medirá el miércoles próximo, desde las 16, encabeza la clasificación con cuatro puntos, apareciendo por debajo Argentina y Arabia Saudita con tres, aunque con mejor diferencia de gol para el seleccionado albiceleste, y por último México, con uno.

Argentina-Polonia y México ante Arabia Saudita completarán el cuadro de partidos de la fecha que clasificará a los dos primeros para los octavos de final, y de acuerdo al referido escalonamiento, los cuatro países tienen posibilidades para ganar uno de los pasajes que habilitarán para cruzarse en la próxima instancia con los exponentes del Grupo D, que luego de dos fechas, muestra a Francia puntero con 6 unidades, y primer clasificado a octavos, escoltado por Australia (3), Dinamarca (1) y Túnez (1).

Para Argentina, que a partir del desahogo que resultó el 2-0, en la víspera pudo tomarse revancha de la inesperada derrota sufrida en el debut frente a Arabia Saudita, ganarle a Polonia le significaría poco menos que asegurarse el primer lugar, con lo cual evitaría cruzarse en octavos de final con Francia, el defensor del título que llegó a la presente Copa del Mundo con muchas bajas aunque con un nivel propio de un candidato al título.

La caída experimentada en la primera fecha sacudió las estructuras del campeón de América que interrumpió un largo invicto de 36 presentaciones y a Lionel Scaloni, su técnico, le llenó sus cuadernos de preguntas, al punto que decidió una serie de cinco modificaciones, poco menos que medio equipo.

Gonzalo Montiel ingresó por Nahuel Molina, Lisandro Martínez en lugar de Cristian (“Cuti”) Romero, Marcos Acuña desplazó a Nicolás Tagliafico, Guido Rodríguez se movió como mediocampista central por Leandro Paredes y Alexis Mac Allister ocupó el lugar de Alejandro (“Papu”) Gómez..

Una nueva derrota le daba salida a la Argentina, siendo el segundo equipo eliminado de la competencias después del anfitrión Qatar; mientras que en caso de empatar, quedaba en la obligación de ganarle en la última fecha por dos goles a Polonia, que ayer a primera hora venció 2-0 a Arabia.

La presión sobre el seleccionado que quedó en manos de Scaloni después del Mundial de Rusia 2018 fue grande, y aunque en la previa el discurso buscó transmitir optimismo, el nivel futbolístico exhibido a lo largo de todo el primer tiempo frente a México dejó ver a un equipo sin el vuelo futbolístico desplegado en la etapa previa, que básicamente incluyó las Eliminatorias y la Copa América que se adjudicó ganándole a Brasil en el mismísimo estadio Maracaná de Río de Janeiro.

Argentina careció de juego, y eso le hizo imposible desarrollar jugadas en los metros finales de la cancha, al extremo que los primeros 45 minutos pasaron sin emociones fuertes sobre los arcos defendidos por Guillermo Ochoa y Emiliano (Dibu”) Martínez.

El empate, que representaba un punto de escaso valor, y una estatura futbolística alejada de las expectativas, empezaban a preocupar en el segundo tiempo, más allá de una cierta recuperación en el plano anímico, porque tras el descanso salió a la cancha una formación con más fuego.

Era difícil imaginar como el conjunto albiceleste podía salir del empate sin goles, porque los volantes no mostraban inspiración, Ángel Di María no podía imponer su velocidad, Messi necesitaba retroceder para tomar contacto con la pelota y Lautaro Martínez, en este contexto, estaba aislado de todo.

En este cuadro de situación apareció quien tenía que aparecer, y frotando la lámpara, a los 19 minutos, tras recibir de Di María, sacó un zurdazo bajo que se filtró por entre las piernas de dos marcadores y metió la pelota junto a la base del palo de la mano izquierda del arquero. Ahí se destrabó un partido durísimo, que a esta altura ya tenía en cancha a Enzo Fernández, el primero en ingresar para darle una mayor dinámica a la línea de medios.

Efectivamente, le dio más dinámica, pero también frescura y un golazo a los 42 minutos que selló el 2-0 y encaminó la clasificación de Argentina a los octavos de un Mundial que lo tiene de pie.

Publicidad