Inicio Destacadas La frívola ligereza de la diputada Patricia Rueda

La frívola ligereza de la diputada Patricia Rueda

AD.- La diputada y lideresa en la sombra de Vox Málaga, Patricia Rueda, nos deja dudas sobre la actitud que debería mantener una mujer casada que representa a un partido supuestamente conservador y al servicio del humanismo cristiano.

Con una sonrisa de oreja a oreja, impostada y falsa, en un intento de transmitir una frescura juvenil que su piel ajada desmiente, ha colgado en redes sociales una foto a lomos de una moto de gran cilindrada conducida por el senador millonario Jacobo González-Robatto Perote. ¿Es esta la imagen que le conviene a Patricia Rueda? ¿Le habrá hecho gracia a su marido?

Miembros de la Plataforma Antigestora de Vox dicen no sentirse identificados con esta mujer de raquíticas creencias y experta en la práctica del postureo. Entienden que en su vida privada puede hacer lo que le plazca, pero que proyectar en redes una imagen tan frívola de sí misma la invalida moral y políticamente para representar a un partido como Vox.

A la nada ejemplar trayectoria política de Patricia Rueda se une también estas actitudes veleidosas que la retratan como una mala apuesta para el partido. Al menos ahora que todos la conocen.

Sus contradicciones son muchas. Rueda pide elecciones en Andalucía, pero ignora a los cientos de afiliados que piden primarias en Vox Málaga para reprobarla también a ella. Creen que su única aspiración es seguir medrando a la sombra del lujo y del dinero facil que le proporciona la política.

“Patricia Rueda puede hacer lo que le venga en gana, pero los demás también podemos opinar lo que queramos, que para eso le pagamos 110.000 euros anuales”, subraya una de las voces críticas de Vox Málaga.

En definitiva, que una diputada de Vox, como la mujer del César, al menos, tiene que parecerlo.

Publicidad