Los países nórdicos se convierten en refugio de los inversores en divisas

Los países nórdicos, y en especial Noruega y Suecia, se han convertido en el nuevo paraíso de los inversores en divisas. Frente a la volatilidad que se presagia para el dólar estadounidense y las dudas que siguen pesando sobre la estabilidad del euro, las monedas corrientes del norte de Europa se postulan como favoritas para Saxo Bank.
 
El banco de inversión de origen danés remarca que tanto la corona noruega como su par sueca “todavía están relativamente baratas en comparación con la media histórica” de su cruce frente a otras divisas. Con estas premisas y, la potencial revalorización del petróleo positivo para sus economías, todo apunta a un rendimiento mayor que en el euro y también que en las divisas de las economías desarrolladas de Oceanía, también ligadas en alto grado a la evolución de las materias primas.
 
Por lo que se refiere a este último punto, John Hardy, jefe de estrategia en divisas de Saxo Bank, presagia una tendencia mixta para las divisas de economías emergentes. Si bien la apreciación de las commodities resultaría positivo para su cotización, lo cierto es que pondera que “un dólar estadounidense más fuerte mantenga a las monedas de los mercados emergentes sensibles al dólar”, en especial aquellos que con más recurrencia han emitido bonos soberanos denominados en un ‘billete verde’ que aguarda impaciente la implantación del programa de estímulos prometido por el presidente Donald Trump y su posterior encaje por parte de la Reserva Federal.
 
Mientras que el dólar “está resultando bastante caro a medida que nos adentramos en 2017”, Hardy considera que el nuevo máximo de 13 años que el Índice Dólar se ha apuntado recientemente podría suavizar el repunte de tipos planeado por la Fed de Janet Yellen. La clave estará, según el experto, en si el programa de estímulos fiscales resulta en el restablecimiento de la inflación incluso por encima de tasas equivalentes al crecimiento real de la economía estadounidense.
 
En el caso de la libra esterlina, desde el banco danés se advierte de que “los peligros del Brexit son muchos” aún así como las incógnitas a despejar. En este sentido, la divisa británica podría haber marcado ya mínimos contra el euro, pero no contra el dólar y estos podrían venir a confirmarse “rápidamente”. No obstante, el experto plantea seguir atentos el modelo que finalmente se escoja para la desconexión entre Londres y Bruselas, pues “una brisa más amable que sople a través del Canal de la Mancha podría hacer maravillas por la libra esterlina […] incluso si los déficits estructurales de largo plazo del Reino Unido siguen siendo insuficientemente dirigidos”, recoge en su última actualización de estrategia.

Loading...