Estafador se hizo pasar por funcionario de hospital y se apropió de s/3 millones

Calculó todo al milímetro. La Policía está tras los pasos de un estafador que usaba las oficinas del hospital Barranca-Cajatambo, además de los sellos y correos electrónicos oficiales de dicha institución, para engañar a proveedores del Estado y timarlos por un monto de S/3 millones.

Este sujeto se hacía llamar Martín Gurrionero Boy, identidad que pertenece a un anciano de 80 años. Fue así como se infiltró en el mencionado nosocomio por tres meses, sin que nadie –ni siquiera el director de la institución, doctor Jorge Morón Ochoa– lo notara.

De esta forma, consiguió estafar a 17 empresas, los que recibieron una serie de cotizaciones –en equipos médicos y de laboratorio– a sus correos electrónicos del usuario [email protected], una cuenta supuestamente oficial del Hospital de Barranca.

Los empresarios no dudaron de la veracidad de los mensajes porque anexaba los e-mails de proveedores certificados. “Hemos trabajado con entidades del Estado bajo el rubro de menor cuantía por simples acuerdos vía correo electrónico. Todo cumplía con las normas del proceso”, dijo uno de los agraviados al programa Cuarto poder.

Incluso, algunos de ellos viajaron a Barranca y se reunieron con el timador en las instalaciones del nosocomio y este les presentó sus proformas, las mismas que cuentan con sellos originales de recepción. Ambas circunstancias hicieron que confiaran en la legitimidad del negocio, por lo que procedieron a enviar la mercadería.

Las víctimas dejaron los productos, valorizados en cerca de S/3 millones, en un almacén ubicado a solo una cuadra de dicho establecimiento de salud. Este local había sido alquilado por la Dirección Regional de Salud de Huacho (Diresa Huacho) hasta fines de abril.

Una semana después de culminado el contrato con dicha entidad, el impostor lo arrendó. “Al señor lo conozco por el director del hospital; él me lo presentó. Hablamos dentro del hospital”, sostuvo Raúl Olivares, propietario del depósito.

Añadió que el doctor Jorge Morón le comentó que el dueño de una ONG estaba buscando un almacén de medicinas. “Como era del mismo rubro, yo me acerqué al hospital y ahí hablamos”, añadió Olivares.

Testigos informaron que el supuesto Martín Gurrionero Boy se hacía pasar como representante de una ONG que iba a firmar un convenio para ayudar a los damnificados de El Niño costero en las provincias del norte de Lima.

Sin embargo, cuando los proveedores tenían que cobrar por los insumos enviados, el supuesto Martín Gurrionero Boy desapareció y ahora es buscado por la Policía Nacional. Actualmente, los agentes del Departamento de Investigación Criminal de Barranca (Depincri) vienen elaborando un identikit para dar con su verdadera identidad.

DATOS:
-Algunos empresarios afectados encontraron sus mercaderías en diversos locales de la avenida Emancipación, en el Centro de Lima, donde vienen siendo comercializados.

-La familia de Gurrionero pidió a las autoridades que identifiquen al verdadero culpable. “Mi padre nunca viajó a Barranca, menos ha trabajado para el Minsa”, dijo uno de sus hijos.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.

Loading...