Quabit enfría la euforia por su ampliación de capital

22

El rojo se apodera de Quabit en el primer cierre semanal desde la puesta en marcha de su enésima ampliación de capital. Después de varias sesiones de euforia respaldadas por las previsiones de éxito de su presidente, la heredera de la antigua gigante ladrillera Astroc se queda sufre caídas del 1,5% este viernes.
 
La gráfica de la inmobiliaria dibuja un retroceso de casi el 6% desde que se anunció por vez primera la operación, pero desde que sus acciones descontaron el importe asignado a sus derechos preferentes de suscripción la remontada prácticamente alcanza el 4%. A este rumbo ha contribuido más que ningún rumor el primer ejecutivo de la firma, el alcarreño Félix Abánades, que ha presagiado que cerrará la ampliación “con sobredemanda”.
 
Después de un primer momento de mayor prudencia en el discurso, el presidente de Quabit ha afirmado incluso que tiene ya “muy avanzada” la obtención de financiación para suscribir un 10% de la ampliación, según declaraciones recogidas por Efe. En este sentido, el desembolso que afrontará para seguir detentando el primer puesto en el mapa accionarial del grupo inmobiliario rondaría los 3,8 millones de euros.
 
Los derechos de la ampliación se seguirán negociando en Bolsa hasta el próximo 20 de febrero. Mientras que algunos gestores como Atl Capital y, antes de participar en el proceso de colocación, Arcano recomiendan el valor para tomar partido en la recuperación del mercado inmobiliario español, el equipo directivo del grupo intensifica sus reuniones con representantes de fondos y family offices para captar su apetito, bien de cara a la operación o a un futuro próximo en el mercado secundario.
 
En cualquier caso, desde la compañía no se espera la llegada de ningún nuevo inversor fuerte, porque el público al que se están dirigiendo no suele tomar más de un 3% de capital por las exigencias que implica el pasar a considerarse accionista de relevancia. No obstante, el presidente ha asegurado “no tener problema” en dar entrada en el consejo de administración a nuevos socios, siempre y cuando llegasen a la compañía con vocación de “permanencia”.
 
Desde su estreno este lunes, los derechos sobre la ampliación de Quabit se ha apuntado un repunte del 28%. La operación tiene previstas tres rondas de adjudicación. Una primera preferente para los actuales accionistas del grupo, una segunda en la que podrán adquirir siempre que hubiese margen tantas nuevas acciones como las que se hubieran tomado en la fase anterior. Por último, un periodo discrecional donde se podría dar entrada a nuevos inversores o repartir a criterio de la directiva de la empresa entre aquellos que siguieran demandando más cartera.